¿En qué se diferencia el derecho de acceso a la información pública de otras cuestiones como el servicio de información a la ciudadanía o la posibilidad de realizar quejas y sugerencias?

El derecho de acceso a la información pública se relaciona fundamentalmente con la información que trasciende a la mera información ciudadana de carácter más básico, y tiene que ver en gran medida con el uso de los recursos públicos y con su impacto. Además, al estar concebido como un derecho, la persona solicitante goza de una especial protección jurídica.

Por poner un ejemplo práctico, hablamos de derecho de acceso a la información pública cuando queremos conocer el coste de un determinado programa o servicio, sus indicadores de impacto o el grado de satisfacción de la ciudadanía con el mismo. Por el contrario, si lo que queremos conocer es cómo acceder al servicio (dónde y en qué horario nos pueden atender, qué documentación debemos presentar…), estamos hablando de un servicio de información y atención ciudadana, que también deberá ser prestado con la máxima calidad y garantías, pero que no goza de la especial protección jurídica que tiene el derecho de acceso a la información pública.